Sensores en el hormigón: Nueva tecnología para mejorar su eficiencia y evitar desperdicio de material

El control de la resistencia y madurez del hormigón en proyectos de gran escala tradicionalmente se ha registrado y medido manualmente. Hoy en día, existen nuevas tecnologías que permiten fundir sensores directamente dentro del hormigón, los cuales, conectados a un transmisor, permiten conocer sus distintas temperaturas de forma continua, enviando los datos de forma inalámbrica a la plataforma en la nube. Luego, el software calcula automáticamente la madurez y la resistencia en función de los datos históricos y así se puede seguir la mezcla de hormigón y el proceso de desarrollo de la resistencia desde cualquier dispositivo y en tiempo real.

Estos sensores, basados en la tecnología 0G de Sigfox, uno de los principales operadores IoT (Internet of Things) a nivel global, han permitido la construcción de uno de los proyectos arquitectónicos más innovadores de Europa, las Cactus Towers (Kaktustårnene) de Copenhague, ayudando a saber cuándo retirar exactamente el encofrado para generar su característica fachada.

Conversamos con Rebecca Crowe, Managing Director de Sigfox España, para conocer más detalles de esta nueva tecnología.

José Tomás Franco (JTF): Antes de hablar del sistema, ¿podrían contarnos más detalles del proyecto Cactus Towers (Kaktustårnene) y de su complejidad técnica y material?

Rebeca Crowe (RC): Las Torres Cactus, que se prevé estén listas en la primavera de 2022, han sido diseñadas como edificios residenciales, pensadas como vivienda joven en el centro de Copenhague. Cuentan con una complejidad técnica que pocos edificios tienen, por la peculiar forma puntiaguda de su fachada, lo que da origen al nombre. Cuentan con un núcleo hexagonal con unas cubiertas que parecen retorcerse dando lugar a balcones nivelados. Una de ellas tiene 60 metros de altura y la otra algo más, unos 80, y ambas albergan 495 apartamentos de estética moderna. 

En cuanto a materiales, se está prestando especial atención al encofrado del hormigón para conseguir unos cimientos sólidos, lo que supone un desafío adicional, ya que normalmente las estructuras extensas, con una cantidad de pisos, requieren de enfriamiento para garantizar la calidad del producto. En este sentido, la monitorización del estado del hormigón está jugando un papel fundamental, pues es esencial para darle la forma retorcida y tan particular que presentan las torres.

 Cactus Towers (Kaktustårnene), Copenhague. Image © BIG
Cactus Towers (Kaktustårnene), Copenhague. Image © BIG

JTF: ¿Cómo funcionó el proceso de medición en tiempo real del estado del hormigón a través de sensores?

RC: Para este caso en concreto, los constructores utilizaron una solución de uno de nuestros partners, Maturix, que consiste en una herramienta integral que les ha permitido tener el control de la resistencia del hormigón de una manera mucho más eficiente, lejos de los registros manuales que estaban siendo utilizados anteriormente y que suponían un trabajo extra de los empleados. 

Con termopares fundidos en la misma estructura, puede accederse a la temperatura del hormigón prácticamente en tiempo real. Al encontrarse conectados a un transmisor, esos termopares vuelcan la información de manera inalámbrica a la nube. Maturix cuenta con un software que se encarga de calcular la madurez y la resistencia en función del histórico, lo que supone una ventaja de cara a realizar ajustes en la gestión del proyecto. Además, tratándose de una edificación de este calibre, tan extensos y con gran número de subcontratistas, es un plus de cara a organización y medición de tiempos. 

Cortesía de Sigfox España
Cortesía de Sigfox España

JTF: ¿Qué es y cómo funciona la tecnología 0G? 

RC: La segunda parte que ha hecho posible el proyecto, junto con los sensores y la tecnología de Maturix, es nuestra red 0G. Es una alternativa sencilla, de bajo consumo y de largo alcance para conectividad en IoT, ampliamente empleada en el mundo de la industria, la logística o la monitorización de activos. Al estar basada en tecnología de radio, vence algunas de las limitaciones tradicionales de otras alternativas basadas en redes celulares o tarjetas SIM, como la escalabilidad o el poder prestar servicio en interiores, áreas rurales o, en este caso, monitorizar la temperatura del hormigón en tiempo real.

La red 0G es la primera opción de conectividad exclusivamente pensada para el IoT. Dado que la mayoría de requisitos del IoT industrial apenas necesita un pequeño paquete de datos, decidimos enfocarnos en una red de baja potencia, para lograr un alcance mucho mayor en dichas aplicaciones.

Cortesía de Sigfox España
Cortesía de Sigfox España

JTF: ¿En qué medida esta tecnología permite crear soluciones más sostenibles con hormigón?

RC: Esta tecnología está pensada para agilizar la toma de decisiones y mejorar la eficiencia en el uso de materiales. Teniendo información actualizada en tiempo real, es mucho más fácil evitar el desperdicio del material al mismo tiempo que mejora la calidad final del proyecto.

JTF: ¿Cómo ven el futuro del hormigón en el mundo de la construcción y su relación con el IoT?

RC: El hormigón es uno de los materiales más utilizados en el sector de la construcción y cualquier novedad que suponga una ventaja desde la primera hasta la última fase, seguro que es bienvenida en un sector tan esencial como es el de la construcción. 

Este sector, por otro lado, está cada vez más comprometido con la eficiencia, como tantos otros. La sostenibilidad ha dejado de ser un eslogan comercial para convertirse en un pilar del negocio, y la digitalización a gran escala de la construcción, en múltiples de sus áreas – siendo este tan solo uno de muchos otros ejemplos – es ya más común que apenas unos años atrás.

Gracias al IoT, se pueden obtener datos de la resistencia de este material, lo que supone un factor clave a la hora de ahorrar recursos, pero también para asegurar con certeza que las edificaciones se encuentran en buen estado. 

Creo que son cada vez más los sectores que se animan a usar este tipo de tecnologías por el potencial que tienen y, en el caso de la construcción, el IoT puede aplicarse en diferentes etapas del proceso de trabajo como comentaba, ayudando al diseño y al posterior mantenimiento de las construcciones. El uso de sensores conectados, como en el caso de las Cactus Tower, dota a los arquitectos de información actualizada sobre el desarrollo de las obras, algo que es útil para cualquier edificación, pero especialmente en los puentes y túneles que suelen sufrir daños de manera habitual. 

Sin duda, la construcción está sufriendo una revolución con la llegada del IoT y creo que es un filón que debe aprovecharse para transformar los negocios del sector, para seguir innovando y sobre todo para mejorar la eficiencia de los procesos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *